Page 10

EH Jun-Jul 2014

Medicina interna y subespecialidades Liliana Támara, MD.* Generalidades El hipogonadismo en los hombres es un síndrome clínico que resulta de una deficiencia de los testículos para producir niveles fisiológicos de testosterona y un número normal de espermatozoides, debido a la interrupción de uno o más niveles del eje hipotalámicohipofisario testicular (HPT)1. Existen diferentes denominaciones para este síndrome entre las que se encuentran: Síndrome de deficiencia de andrógenos, Deficiencia de andrógenos en el envejecimiento masculino (ADAM), Andropausia, Hipogonadismo de inicio tardío, Menopausia masculina, Disminución parcial de los andrógenos en el envejecimiento masculino (PADAM) y Síndrome de deficiencia de testosterona2, 3. Esta condición puede llevar a una disminución significativa de la calidad de vida y afectar negativamente la función de múltiples órganos y sistemas4. Las anormalidades del eje HPT a nivel testicular causan insuficiencia testicular primaria, mientras que los defectos centrales del hipotálamo o la hipófisis causan insuficiencia testicular secundaria. El hipogonadismo también puede reflejar defectos duales que afectan tanto a los testículos como a la pituitaria. • La insuficiencia testicular primaria genera niveles bajos de testosterona, deterioro de la espermatogénesis, y niveles de gonadotropina elevados. • La insuficiencia testicular secundaria se evidencia en bajos niveles de testosterona, deterioro de la espermatogénesis, y niveles bajos de gonadotropinas. • La insuficiencia testicular combinada demuestra niveles bajos de testosterona, deterioro de la espermatogénesis, y niveles variables de gonadotropina. El diagnóstico de insuficiencias secundarias puede conducir hacia la primera manifestación de un tumor hipofisiario o de una enfermedad sistémica. Igualmente, el hipogonadismo mixto está asociado con hemocromatosis, enfermedad de células falciformes, talasemia, tratamiento con glucocorticoides, alcoholismo y mutaciones del gen DAX-1 en hombres mayores. En relación con el envejecimiento masculino, existen suficientes estudios que demuestran que después de los 40 años hay un descenso sostenido y progresivo de los niveles de testosterona total, entre 0,4 y 1,2% por año. También se han podido determinar correlaciones con la disminución de los metabolitos de la testosterona y el aumento de la hormona estimulante de testosterona5,6. En 2002, el Instituto de Medicina de Estados Unidos realizó una evaluación sobre los aspectos a tener en cuenta en el suministro de terapia de reemplazo hormonal a hombres mayores con hipogonadismo y consideró que se debían realizar ensayos clínicos en esta población teniendo en cuenta unas premisas fundamentales. Se propuso adelantar seguimientos a cinco años en una población de 5.000 pacientes provistos de suplencia, para determinar si habría incremento del riesgo de cáncer de próstata. De antemano indicó el organismo que los principales beneficios del reemplazo hormonal radicarían en mejorar la fortaleza, la función cognitiva, la función sexual y la vitalidad, bienestar o calidad de vida del paciente; atenuando la debilidad y discapacidad asociadas al hipogonadismo7. Diagnóstico La evaluación clínica completa de hombres con un cuadro clínico que incluya signos y síntomas como los mostrados en la tabla 1, es fundamental. Adicionalmente, se deberá apuntar a identificar condiciones clínicas o hábitos que puedan influir en los niveles de andrógenos, tales como enfermedades sistémicas, uso de opiáceos o gluco- Reemplazo hormonal para hipogonadismo masculino Habitualmente descuidado en la práctica cotidiana, el hipogonadismo es altamente prevalente en la población masculina madura y su detección e intervención oportuna puede mejorar significativamente la calidad de vida del hombre moderno. 8 junio - julio / 2014 www.elhospital.com


EH Jun-Jul 2014
To see the actual publication please follow the link above