Page 35

EH Apr-May 2014

damente cinco centímetros, desde la muñeca hacia la palma, para exponer el campo operatorio y luego cortar el LTC para liberar el nervio. Desde los noventa, la liberación endoscópica ha ganado popularidad, puesto que la recuperación funcional es más rápida y tiene menos molestias posoperatorias que la cirugía abierta. En la cirugía endoscópica el cirujano hace dos incisiones de cerca de 1,5 centímetros, una en la muñeca y otra en la palma, para insertar una cámara que permite la visualización de los tejidos en una pantalla y la sección endoscópica del LTC. Como beneficio adicional, esta técnica minimiza y agiliza el proceso cicatricial. Aunque los síntomas pueden aliviarse en el posoperatorio inmediato, la recuperación completa sólo se obtiene después de algunos meses. Ambas técnicas comparten las complicaciones propias de cualquier procedimiento quirúrgico, además de algunas que son particulares a la intervención. Entre las segundas podemos destacar la neuropraxia o laceración del ramo palmar cutáneo del nervio mediano, los hematomas palmares, las adhesiones tendinosas, la fibrosis perineural, las retracciones tendinosas con pérdida de la extensión digital y la cicatrización dolorosa e hipertrófica. Además, ocasionalmente se presentan secciones incompletas del LTC con recurrencia de los síntomas. En 1993, Berger24, 25 patentó el método de plastia percutánea del túnel del carpo mediante la inserción de un catéter con un dispositivo de balón, dotado con un protector del nervio y un monitor de presión. El balón se inserta percutáneamente y se infla mediante la aplicación de presión líquida, mientras es movido a lo largo del túnel del carpo, logrando el incremento del diámetro del mismo y aliviando la presión sobre el nervio mediano y por consiguiente, los síntomas del STC. Esta técnica preserva el LTC y por lo tanto, soluciona los efectos a largo plazo de la pérdida de la biomecánica causada al cortar el ligamento. La técnica anestésica utilizada puede ser local o regional mediante bloqueos de Bier o axilares, con tiempos quirúrgicos de alrededor de 20 minutos. Los estudios iniciales realizados en cadáveres y pacientes, demostraron la efectividad de la tuneloplastia con balón26. La expansión del LTC mediante la aplicación de esta técnica en manos de cadáveres, condujo a una disminución del 71% en la presión medida en el túnel del carpo después de la dilatación, y un incremento del 69% en el tamaño del dilatador de medición que podía introducirse en el canal después del procedimiento. Adicionalmente, los estudios histológicos no demostraron disrupción del ligamento - ya sea de sus inserciones o a lo largo de sus fibras - así como tampoco demostraron daño sobre el nervio mediano, dada la utilización de los protectores nerviosos. Por su parte, un estudio clínico adelantado en 114 pacientes y 130 manos, demostró mejoría clínica f www.elhospital.com ABRIL - MAYO / 2014 33


EH Apr-May 2014
To see the actual publication please follow the link above