Page 26

EH Apr-May 2014

Figura 3: Crioablación percutánea guiada por TC. Fuente: Centro de Medicina Intervencionista del Hospital Israelita Albert Einstein. Figura 5: PET-SCAN realizado pre tratamiento (A) e inmediatamente después del tratamiento mínimamente invasivo (B). Fuente: Centro de Medicina Intervencionista del Hospital Israelita Albert Einstein. generadores potentes (de cerca de 200W), capaces de producir zonas de ablación bastante previsibles y eficaces. La Crioablación consiste en la aplicación de sucesivos ciclos de congelamiento y descongelamiento de los tejidos neoplásicos a partir de criosondas insertadas en el interior de los tumores, con orientación radiológica, alcanzando temperaturas mínimas de hasta -40°C (figura 3). Promueve la destrucción de los tejidos a partir de la deshidratación de las células, ruptura de sus membranas y trombosis de la microvasculatura. El mecanismo de congelamiento se debe a la propiedad termodinámica del gas argón, que sufre una acentuada pérdida de calor durante su expansión en una cámara cerrada (efecto Joule- Thompson). El descongelamiento se obtiene a partir de la sustitución del argón por el gas helio, cuyas propiedades termodinámicas de expansión tienen el efecto opuesto, calentando el sistema. Con el inicio del ciclo de congelamiento se observa la formación de una “bola de hielo” en la extremidad de la sonda, cuyo crecimiento se puede controlar por medio del sistema de aplicación y es monitoreado en forma precisa a través de la Tomografía Computada. Es posible insertar diversas sondas en el interior de la lesión con el propósito de promover un efecto volumétrico aditivo, que posibilita el tratamiento de lesiones mayores o de geometría irregular, toda vez que cada sonda se puede controlar de forma individual. La elección del tipo de ablación depende de la naturaleza y localización del tumor, buscando siempre la máxima eficacia en el procedimiento. Ambos tipos de ablación son utilizados en el tratamiento de neoplasias de pulmones y riñones. Por su parte, los tumores del hígado presentan una excelente respuesta a la radioablación (figuras 4 y 5). Figura 4: Masculino de 63 años. Tumor de colon operado hace tres meses. Aumento del antígeno carcinoembrionario. PET-TC: nódulo único en el lóbulo izquierdo – metástasis. Fuente: Centro de Medicina Intervencionista del Hospital Israelita Albert Einstein Ablación percutánea: alternativa segura ... f IMÁGENES MÉDICAS, ONCOLOGÍA 24 ABRIL - MAYO / 2014 www.elhospital.com


EH Apr-May 2014
To see the actual publication please follow the link above