Page 10

EH Apr-May 2014

El bajo índice de pacientes hipertensos controlados obliga a reforzar el seguimiento. Fuente: PantherMedia Monitoreo ambulatorio de la presión arterial, utilidad en la práctica clínica Sin duda el monitoreo ambulatorio de la presión arterial (MAPA) contribuye a establecer un diagnóstico más preciso y a evaluar la respuesta del paciente hipertenso al tratamiento. Se trata, sin embargo, de un procedimiento relativamente costoso cuya aplicación debe ceñirse a criterios de racionalidad, precisión operativa y cautela en la interpretación de resultados. Mauricio Burbano Arrázola, MD * Cuando se habla de hipertensión arterial (HTA), desde una perspectiva epidemiológica es conveniente analizarla a la par de la diabetes y del conglomerado de trastornos metabólicos que se conoce como “síndrome metabólico”. En conjunto, estas tres entidades son determinantes en la definición del riesgo cardiovascular, afectado también por aspectos genéticos, culturales, conductuales y medioambientales. Dicho esto, la HTA es sin lugar a dudas, el primer factor de riesgo cardiovascular. En 2008 la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimaba que la prevalencia de HTA en la población mundial llegaba al 40%1. Un análisis por regiones indica que la prevalencia de HTA es más pronunciada en África (56.6%), seguida por Malasia (46.5%) y con una cifra prácticamente idéntica, América del Sur ocupa el tercer lugar a nivel mundial2. Según presentaciones realizadas en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología del 2012, el Estudio Epidemiológico Prospectivo Urbano Rural (PURE por su sigla en inglés) permitió evidenciar que la prevalencia de HTA es menor en los países de menores ingresos (30%) en tanto que los países de ingresos medio superiores mostraban las más altas incidencias (50%). Los países de más altos ingresos y los de ingresos medio inferiores registraron incidencias intermedias, de alrededor del 40%. A nivel global, del 40% de la población con hipertensión, únicamente el 46% son conscientes de que la padecen y aunque la mayoría son tratados, el control de la HTA sólo se logra en el 13% de los pacientes3. Estas estadísticas evidencian la baja eficacia de las medidas en salud pública, las acciones farmacoterapéuticas, y los esfuerzos por promover hábitos saludables entre poblaciones de riesgo. En el Reino Unido, una encuesta de salud mostraba que en el 2009 la prevalencia de HTA en Inglaterra era del 32% en hombres y del 27% en mujeres4. Cifras similares fueron reportadas para Escocia por la Facultad de Salud Pública del Reino Unido5. Este panorama motivó la más reciente actualización de las Guías para el Manejo de la Hipertensión Primaria en Adultos del National Institute for Health and Clinical Excelence (NICE), en su versión de agosto de 2011, guía clínica 127 (CG127)6. Como complemento a sus guías, el NICE financió un estudio comparando distintos métodos de medición de la presión o tensión arterial (TA), encontrando que el monitoreo ambulatorio de la presión arterial es costo-efectivo al compararlo con monitoreos sucesivos en la clínica, el consultorio o el hogar, para la confirmación del diagnóstico de hipertensión7. Se han efectuado múltiples estudios que demuestran que el daño de órganos blanco asociado a la hipertensión se correlaciona más fuertemente con la presión arterial ambulatoria que con las mediciones de TA en el consultorio. Una revisión de estudios de desenlace en hipertensos con y sin tratamiento, concluyó que había suficiente evidencia sobre la utilidad clínica del MAPA para una mejor estratificación del riesgo cardiovascular8. Consideraciones técnicas y prácticas El primer dispositivo para el monitoreo ambulatorio no invasivo de la tensión arterial fue desarrollado en 1962. Estaba provisto de un micrófono adherido sobre la arteria braquial y un manguito oclusivo que era inflado por el paciente. Una grabadora de cinta magnética registraba las presiones MEDICINA INTERNA Y SUBESPECIALIDADES 8 ABRIL - MAYO / 2014 www.elhospital.com


EH Apr-May 2014
To see the actual publication please follow the link above