Page 21

EH Ago - Sep 2013

Contacte al proveedor: Código 11 apoya el empleo de la medición de la HbA1c tanto para el tamizaje de la diabetes tipo 2 como para el manejo de pacientes con diabetes; y el uso de la POCT podría mejorar el manejo de pacientes con diabetes confirmada en atención primaria y secundaria, permitiendo además establecer un diagnóstico más temprano de la diabetes tipo 2. ¿Qué se debe buscar en un analizador de HbA1c en el punto de atención? La mayoría de los analizadores de HbA1c en el punto de atención utilizan una gota de sangre (4-10 μL) obtenida mediante punción digital (sangre capilar) o a partir de una muestra venosa, que se aplica a un cartucho de reactivo y luego se introduce en un dispositivo de escritorio para su análisis. El tiempo para reportar los resultados de la HbA1c es por lo general de 3 a 10 minutos, dependiendo del analizador. La clave para la efectividad de este proceso en cualquier analizador de HbA1c en el punto de atención, es la simplicidad. Simplicidad Al asegurar que un analizador de punto de atención resulte tan fácil de usar cuanto sea posible, se minimiza la probabilidad de error del usuario y por consiguiente, la necesidad de repetir pruebas, con las consecuentes implicaciones en tiempo y costos monetarios. Un analizador que es sencillo de usar también implica menores exigencias de entrenamiento, lo que contribuye de nuevo a la asequibilidad. Uno de los elementos que promueve la facilidad de uso de cualquier analizador de HbA1c en el punto de atención, es el empleo de cartuchos de reactivos listos para usar. La minimización del número de pasos en el procedimiento no solo reduce la posibilidad de error del usuario, sino que también ayuda a estandarizar los resultados al eliminar cualquier variación introducida por diferentes operadores, especialmente al pipetear y mezclar. Asimismo y para efectos de seguridad del paciente, el equipo debe aportar pistas de auditoría que faciliten la identificación del paciente o usuario, al igual que la confirmación de lotes de reactivos y controles. Idealmente, el analizador debe permitir el almacenamiento de toda información relacionada con los procesos de control de calidad. Certificación La certificación del analizador con el fin de confirmar la entrega de resultados precisos y estandarizados, también debe ser una consideración clave para cualquier analizador de HbA1c en el punto de atención. En un esfuerzo por estandarizar los resultados de la HbA1c, la Asociación Americana de Química Clínica (AACC) estableció el “Programa Nacional de Estandarización de la Glicohemoglobina” (NGSP) en 1996. Paralelamente, la Federación Internacional de Química Clínica (IFCC) desarrolló métodos de referencia para la hemoglobina glicosilada. En los años 2006 y 2007, se logró un consenso internacional entre la IFCC y la AACC 24. La calibración y la certificación de los laboratorios y fabricantes bajo  www.elhospital.com/contactealproveedor AGOSTO - SEPTIEMBRE / 2013 19


EH Ago - Sep 2013
To see the actual publication please follow the link above