Page 35

EH Apr - May 2013

www.elhospital.com búsqueda global eh0413stent cardiología Endoprótesis coronarias biodegradables cochrane de 47 estudios que incluyeron más de 14.500 pacientes y datos de seguimiento de hasta 5 años, no demostró diferencias estadísticamente significativas en muertes o nuevos infartos. No obstante, el uso de las prótesis recubiertas se asoció a un menor número de reintervenciones debido a reestenosis de la coronaria intervenida o de la endoprótesis.24 Testimonios regionales la experiencia en latinoamérica con las endoprótesis impregnadas con everolimus es comentada por el Dr. Ruben lamich B.**25, experto entrevistado por El Hospital, quien reporta que actualmente en chile el 30-40% de las endoprótesis utilizadas son impregnadas, en tanto que el resto son metálicas. el uso de endoprótesis impregnadas se está concentrando especialmente en las clínicas privadas por los costos adicionales que este implica. sin embargo, el entrevistado las considera de primera elección en pacientes diabéticos, con reestenosis después de habérseles colocado endoprótesis metálicas, en pacientes con enfermedad de múltiples vasos y en pacientes con lesiones largas y complejas. el manejo de estas endoprótesis no difiere mucho de la colocación de las metálicas, pero requiere una mejor preparación del vaso. la seguridad a largo plazo de las endoprótesis farmacoactivas basadas en polímeros permanentes, ha sido cuestionada debido a la incidencia de trombosis tardías atribuibles a una persistente respuesta inflamatoria ocasionada por la presencia residual de un polímero permanente en el vaso intervenido. a raíz de lo anterior, surge una nueva generación de endoprótesis impregnadas hechas con polímeros bioabsorbibles. sostiene el Dr. lamich que a largo plazo, el costo de la colocación de un stent impregnado biobasorbible es menor, pues evita la reestenosis y la reintervención, además supera las limitaciones de las endoprótesis de polímeros permanentes al disminuir la incidencia de trombosis intraendoprotesis tardía y muy tardía. Disminuye el tiempo de terapia antiagregante de 9-12 a 3-6 meses y lo mejor, el polímero se hidroliza desapareciendo de la pared en 18 a 24 meses, lo que permite el restablecimiento de la luz del vaso, su motilidad y la recuperación de la capacidad endotelial. las endoprótesis impregnadas permiten el seguimiento de las lesiones con tac coronario, evitan la reestenosis atribuible a la fractura del armazón metálico y posibilitan otros procedimientos posteriores como la revascularización quirúrgica. por todo lo anterior, la endoprótesis impregnada bioabsorbible se erige como la tecnología con la que siempre han soñado los cardiólogos intervencionistas: un dispositivo que cumpla su función y se disuelva. sin embargo, aclara el Dr. lamich que el principal temor radica en el riesgo de trombosis asociada al uso acortado de la terapia antiagregante y la falta de seguimiento a muy largo plazo. De otra parte el Dr. Darío echeverri26, especialista colombiano entrevistado por El Hospital, considera que existe un ambiente propicio para la implementación de esta tecnología en colombia, donde si bien no se han obtenido aún las aprobaciones locales, ya se está preparando el recurso humano para lograr introducir esta nueva tecnología. aún considera que existen muchas preguntas por resolver, especialmente en lo referente a los altos costos, la seguridad y eficacia a largo plazo, y el comportamiento de los dispositivos en pacientes complejos, entre otros. adicionalmente, frente al uso de la endoprótesis de material biodegradable liberadora de everolimus, destaca como principales ventajas el que se evita el “full metal jacket”, se reduce la reacción a cuerpo extraño y se cuenta con la posibilidad de nuevas intervenciones sobre el mismo segmento intervenido, entre otras. ■ * Médica de la Universidad del Rosario de Bogotá, Colombia, Especialista en Auditoría en Salud y Bioética. Magister en Protección Social. ** Agradecemos a la Sra. Michelle Abtahi, representante de Edelman, por habernos facilitado la entrevista con el Dr. Ruben Lamich Betancourt25, y por el suministro de las imágenes del dispositivo Absorb ® de Abbott, que ilustran el presente artículo. Notas 1. Factores de riesgo de infarto agudo del miocardio en América Latina. Rev Panam Salud Publica  serial on the Internet. 2007  Dec cited  2012  Sep  24 ;  22(6): 402-403. Disponible en: http:// www.scielosp.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1020- 49892007001100007&lng=en.  http://dx.doi.org/10.1590/S1020- 49892007001100007. 2. Lanas F, Avezum A, Bautista LE, Diaz R, Luna M, Islam S, et al. Risk factors for acute myocardial infarction in Latin America. Circulation. 2007;115:1067–74 3. Konstantinov, Igor E. Robert H. Goetz: the surgeon who performed the first successful clinical coronary artery bypass operation Ann Thorac Surg 2000 69: 1966-1972. Disponible en: http://ats.ctsnetjournals.org/cgi/content/full/69/6/1966 4. Kolesov V.I. Mammary artery-coronary artery anastomosis as method of treatment for angina pectoris. J Thorac Cardiovasc Surg 1967;45:535-544. 5. Konstantinov IE. Vasilii I. Kolesov A Surgeon to Remember Tex Heart Inst J. 2004; 31(4): 349–358. Disponible en: http://www.ncbi. nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC548233/ 6. Grüntzig A, et al. Nonoperative dilatation of coronary-artery stenosis: percutaneous transluminal coronary angioplasty. N Engl J Med. 1979 Jul 12;301(2):61-8. 7. Sigwart U, et al. Intravascular Stents to Prevent Occlusion and Re-Stenosis after Transluminal Angioplasty. N Engl J Med 1987; 316:701-706 8. Serruys PW, et al. A comparison of balloon expandable stent implantation with balloon angioplasty in patients with coronary artery disease. NEJM 1994; 331(8) Disponible en: http://www.nejm. org/doi/pdf/10.1056/NEJM199408253310801 9. Fischman DL, et al. A Randomized Comparison of Coronary-Stent Placement and Balloon Angioplasty in the Treatment of Coronary Artery Disease. N Engl J Med 1994; 331:496-50 Disponible en: http:// www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJM199408253310802 10. Serruys PW, et al. Coronary-Artery Stents. N Engl J Med 2006; 354:483-495 Disponible en: http://www.nejm.org/doi/ full/10.1056/NEJMra051091 11. Poon M, et al. Rapamycin Inhibits Vascular Smooth Muscle Cell Migration. J. Clin. Invest. 1996; 98(10):2277-83 Disponible en: http:// www.jci.org/articles/view/119038/files/pdf 12. Marx SO, et al. Bench to Bedside The Development of Rapamycin and Its Application to Stent Restenosis. Circulation. 2001; 104: 852- 855. Disponible en: http://circ.ahajournals.org/content/104/8/852. short 13. Stettler C, et al. Outcomes associated with drug-eluting and bare-metal stents: a collaborative network meta-analysis. Lancet 2007; 370(9591):937-948. Disponible en: http://www.thelancet. com/journals/lancet/article/PIIS0140673607614445/abstract 14. Lasala JM, et al. Expanded use of the TAXUS Express Stent: two-year safety insights from the 7,500 patient ARRIVE registry programme. EuroIntervention. 2009; 5:67–77 15. G. Nakazawa, et al. Incidence and predictors of drug-eluting stent fracture in human coronary artery a pathologic analysis J Am Coll Cardiol. 2009; 54: 1924–1931 16. Meredith IT, et al. First-in-human study of the Endeavor ABT-578-eluting phosphorylcholine-encapsulated stent system in de novo native coronary artery lesions: Endeavor I trial EuroIntervention. 2005;1: 157–164 17. Martínez G, Sánchez N, Suárez A, Díaz O. Biodegradable stents carry out their function and disappear. Medwave. 2010 Oct;10(9):e4776 doi: 10.5867/medwave.2010.09.4776 18. Serruys PW, et al. From metallic cages to transient bioresorbable scaffolds: change in paradigm of coronary revascularization in the upcoming decade? Eur Heart J. 2012; 33 (1): 16-25. 19. Brugaletta S, et al. Everolimus-eluting ABSORB bioresorbable vascular scaffold: present and future perspectives Expert Rev. Med. Devices. 2012; 9(4): 327–338. 20. Garg S, et al. Coronary Stents : Current Status. Cardiology 2010; 56(10):S1-S42 Disponible en: http://www.sciencedirect.com/ science/article/pii/S0735109710023715 21. Garg S, et al. Coronary Stents : Looking Forward. Cardiology 2010; 56(10):S43-S78. Disponible en: http://www.sciencedirect. com/science/article/pii/S0735109710023739 22. Bakhai A, Hill RA, Dundar Y, Dickson RC, Walley T. Percutaneous transluminal coronary angioplasty with stents versus coronary artery bypass grafting for people with stable angina or acute coronary syndromes. Cochrane Database of Systematic Reviews 2005, Issue 1. Art. No.: CD004588. DOI: 10.1002/14651858. CD004588.pub3. 23. Nordmann AJ, Bucher H, Hengstler P, Harr T, Young J. Primary stenting versus primary balloon angioplasty for treating acute myocardial infarction. Cochrane Database of Systematic Reviews 2005, Issue 2. Art. No.: CD005313. DOI: 10.1002/14651858. CD005313 24. Greenhalgh J, Hockenhull J, Rao N, Dundar Y, Dickson RC, Bagust A. Drug-eluting stents versus bare metal stents for angina or acute coronary syndromes. Cochrane Reviews 2010, Issue 3. Article No. CD004587. DOI: 10.1002/14651858. CD004587.pub2. Published Online: January 19, 2010. 25. Entrevista con Ruben Lamich Betancourt, Médico cirujano, cardiólogo intervencionista desde 1995. Jefe del Departamento de Cardiología de la Clínica Santa María y cardiólogo del Hospital Barros Luco Trudeau en Santiago de Chile. 28 de septiembre de 2012. 26. Entrevista con Darío Echeverri Arcila, médico cirujano, cardiólogo intervencionista hemodinamista. Jefe Servicio de Hemodinamia e Intervencionismo Cardiovascular. Director Laboratorio de Investigación en Función Vascular. Fundación Cardio Infantil. Bogotá, Colombia  34 abril - mayo 2013 www.elhospital.com


EH Apr - May 2013
To see the actual publication please follow the link above