Page 15

EH Apr - May 2013

Imagenología Molecular: Un paso adelante en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de seno Las imágenes moleculares introducen en el arsenal diagnóstico de la medicina moderna, una perspectiva funcional cuya utilidad en el diagnóstico precoz del cáncer ha sido ampliamente demostrada. Por su enorme impacto epidemiológico, el cáncer de seno es una de las prioridades en la aplicación de esta tecnología. Figura 2 Imágenes de Rogers, MD, Swedish Medical Center, Seattle, WA presentadas en Yang 2011. Carolina Bonilla, MD * El cáncer de seno es uno de los cánceres más comunes en las mujeres del mundo occidental; las técnicas para su detección temprana, adecuado diagnóstico y monitoreo son claves en el éxito de recuperación de las pacientes. El método más común para el diagnóstico del cáncer de seno es la mamografía, por tener bien cimentados sus criterios de interpretación, amplia disponibilidad y bajo costo. Sin embargo, esta técnica presenta limitaciones en pacientes jóvenes y de senos densos en cuyos casos solamente revela aproximadamente el 45% de los tumores. Por otro lado, la mamografía provee un diagnóstico morfológico por lo que no permite valorar la malignidad de las lesiones, ni evaluar la respuesta de las pacientes al tratamiento.1 Diagnósticos alternativos de imagenología anatómica como el Ultrasonido, la Resonancia Magnética- IRM , y la Tomografía Computarizada-TC, permiten detectar el cáncer en pacientes de senos densos, pero presentan las mismas limitaciones que la mamografía en el pronóstico y monitoreo de la enfermedad. La imagenología molecular presenta técnicas de carácter funcional que proveen información sobre la biología, fisiología y patrones metabólicos del cáncer. Su empleo promete desplegar la detección temprana del cáncer antes de que se convierta en una enfermedad morfológica; mejorar el diagnóstico y la prognosis, permitiendo identificar las opciones de tratamiento para cada caso; y valorar prontamente la respuesta al tratamiento. 1 Figura 1 Imágenes de Rogers, MD, Swedish Medical Center, Seattle, WA presentadas en Yang 2011.  Técnicas de medicina nuclear, como la Mamografía de Emisión de Positrones-PEM, y la Imagenología Gama Específica del Seno-BSGI posibilitan la evaluación histológica de las lesiones, permitiendo medir las células tumorales hipermetabólicas que podrían derivar en la identificación de diferencias funcionales de subtipos de cáncer, ayudando así a seleccionar el tratamiento y monitorear la respuesta al mismo. Éstas técnicas podrían servir además como plataforma en el uso de radiofármacos, en la valoración y monitoreo de la respuesta de las pacientes al tratamiento, y en el desarrollo de nuevas medicinas. Las figuras 1 y 2 muestran las diferencias entre la Resonancia Magnética- IRM y la Mamografía de Emisión de Positrones-PEM. En la figura 1 se puede visualizar el resultado de una Resonancia Magnética (MRI) pos contraste, con proyección de intensidad máxima en el plano Axial, la cual revela masas crecientes irregulares sospechosas de malignidad, una en el seno derecho y otra en el seno izquierdo, como lo señalan las flechas. La figura 2 muestra imágenes de Mamografía de Emisión de Positrones- PEM, eje craneocaudal (B) y mediolateral oblicuo (C), revelando las correspondientes masas irregulares con una mayor captación del agente fluorodeoxiglucosa (FDG), como lo indican las flechas. Para efectos de referencia, la figura 3 muestra imágenes de Mamografía de Emisión de Positrones PEM, en ejes craneocaudal (D) y mediolateral oblicuo (E), en senos normales. Estas imágenes no revelan una mayor captación del agente fluorodeoxiglucosa (FDG). La histopatología obtenida a partir de biopsia guiada por Resonancia Magnética, mostró cambios fibroquísticos y por consiguiente, el resultado con la Imágenes médicas y medicina nuclear 14 abril - mayo 2013 www.elhospital.com


EH Apr - May 2013
To see the actual publication please follow the link above