Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Contexto tecnomédico

10 jun 2019

Venciendo al cáncer, un gran enemigo

América Latina avanza en estrategias de prevención y nuevos tratamientos con el apoyo de la tecnología disponible para el tratamiento del cáncer pero los esfuerzos aun no son suficientes. Hay avances —como la vacunación extendida contra el VPH, las leyes antitabaco cada vez más estrictas y un acceso mayor a algún grado de atención médica para quienes antes no tenían seguro— pero también sigue habiendo problemas persistentes como la aceleración de la epidemia de obesidad y la limitación a los ciudadanos más pobres a recibir atención con menos recursos y una gran falta de cuidados paliativos, según un estudio de The Economist. 

Se prevé que la incidencia del cáncer aumente rápido en la región y, aun peor, que si no se hace nada al respecto, la tasa de mortalidad crezca más rápido, duplicándose para el año 2035. Entre las estrategias, al menos legales, están una mayor planificación para combatir el cáncer con acciones y recursos, mejores datos sobre la mortalidad con un seguimiento más estricto, e incentivar más la prevención y el diagnóstico temprano para que haya un screening efectivo a menos que los programas se integren mejor en la prestación de atención sanitaria en general. También, el incrementar los presupuestos para atención y para los recursos humanos oncológicos de especialistas y equipos en particular, así como derribar barreras para lograr un mayor acceso, integrado e integral, de la población, sobretodo la vulnerable, a los diagnósticos preventivos y a los tratamientos oncológicos. 

Para lograrlo, en los sistemas de salud fragmentados de Latinoamérica se necesita no solo nuevas políticas sino un compromiso más serio de las instituciones frente a esta población, con un trabajo cada vez más comprometido con entidades nacionales que se dediquen a implementar nuevas estrategias. En Paraguay, por ejemplo, el Instituto Nacional del Cáncer ahora tiene un papel protagónico en las políticas sobre el tema en el país que le han permitido ofrecer, en este momento, una de las mejores atenciones a pacientes en América Latina. Precisamente, en esta edición presentamos un caso interesante en gestión de pacientes oncológicos desde el Centro Oncológico del Sanatorio La Costa, que en el último año se convirtió en un referente pionero en calidad en salud en Paraguay.   

Por otro lado, en México, el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) ahora define el nuevo programa nacional de control del cáncer, convirtiéndose en un actor principal en su implementación. Recientemente, el INCan también estrenó su Centro de Investigación y Prevención, que comenzará con un proyecto para detectar en la población a quienes tienen mayor probabilidad de presentar seis tipos de tumores. 

Prevención y tratamiento del cáncer en América Latina. Foto: Fotolia - ©oksanazahray.

Prevención y tratamiento del cáncer en América Latina. Foto: Fotolia - ©oksanazahray.

De otra parte, Colombia con el Instituto Nacional de Cancerología o Brasil con su ente homónimo, cada vez están teniendo un rol más orientador en las políticas. De igual forma, desde 2010, el Instituto Nacional del Cáncer de Argentina ha dado un sentido de cohesión a la política del país sobre el cáncer, lanzando varias iniciativas de vacunación, screening y cuidados paliativos a nivel nacional

La cuestión es que, como señala The Economist, las políticas deben centralizarse como una forma de asegurarse de que alguien se está concentrando en el problema. Para ello, una tendencia creciente en la región puede mostrar un camino que permita fomentar el progreso en la lucha contra el cáncer. 

Pese a esto, junto con este movimiento para centralizar la supervisión de las políticas es contradictorio que exista también un impulso por descentralizar la prestación de servicios dada su necesidad. En Chile, por ejemplo, se propone delegar el tipo de intervenciones adecuadas a los niveles correspondientes, ya sea atención primaria, secundaria o terciaria, o incluso a otros agentes públicos como las escuelas. Y, en Perú, que además de contar con su instituto nacional del cáncer, también posee el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas y al menos cuatro institutos regionales. 

Tal vez como lo menciona la investigación de The Economist, lo más importante de brindar una atención más distribuida ha sido la utilización de la red ya existente de trabajadores de la salud en la comunidad para proporcionar vacunas, promoción de la salud, diagnósticos básicos y derivaciones. Dar protagonismo a una sola organización con la capacidad de coordinar acciones entre los servicios de salud y otros servicios gubernamentales a cargo del diseño y la supervisión de las políticas sobre el cáncer podría ser la forma de reordenar los complejos sistemas de salud de América Latina y lograr usar de una manera más eficiente el limitado presupuesto y otros recursos.


Palabras relacionadas:
Servicios oncológicos en Latinoamérica, tratamientos para el cáncer en Latinoamérica, screening en cáncer en Latinoamérica, Instituto Nacional del Cáncer de Paraguay, Centro Oncológico del Sanatorio La Costa, políticas gubernamentales para prevenir el cáncer, cifras del cáncer en América Latina, cánceres más comunes en Latinoamérica.
x