Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Telemedicina al día

09 oct 2019

Domótica en salud

El termino domótica, puedo parecer extraño para algunos lectores. Se llama domótica a los sistemas capaces de automatizar una edificación de cualquier tipo, aportando servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación, y que pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas, y cuyo control goza de cierta ubicuidad. Se podría definir como la integración de la tecnología en el diseño inteligente de un recinto cerrado. 

En el caso del sector salud, nos vamos a centrar en recintos hospitalarios donde se puede tener un plus importante en lo relacionado a los pacientes y, por ende, los profesionales encargados de su manejo

La domótica hoy se aplica por lo regular en casas de habitación o complejos habitacionales, pero poco se ha implementado en instituciones de salud. 

En otros artículos hemos expuesto sistemas que ayudan al funcionamiento integral de lo médico-asistencial. Así las cosas, con domótica estamos hablando de hospitales inteligentes a un nivel superlativo, donde nos concentraremos en las habitaciones de los pacientes. 

La habitación intrahospitalaria de un paciente es un microcosmos, donde la persona tiene un entorno limitado. Desde el punto de vista psiquiátrico, cuando una persona es hospitalizada sufre un brusco cambio en lo que respecta a su diario y habitual vivir, pues no está en su cama, no tiene su almohada, no tiene su baño o sus toallas, etc... La noción espacial se pierde y las distancias se reducen. Para nosotros, el personal médico y paramédico, esto pasa desapercibido, pero para el paciente el mundo cambió intempestivamente de forma radical, lo que conlleva a cuadros depresivos al verse ‘atado’ a cuatro paredes, muchas veces por un tiempo no determinado. 

Si bien lo anterior no es necesario, no implica que no podamos hacer más amable su estancia hospitalaria, aquí entra la domótica a hacer su parte

Si observamos la siguiente fotografía, encontramos señalizados, a manera de ejemplo, seis puntos donde con domótica podemos tener un mayor bienestar para los pacientes. A nosotros nos pueden parecer superfluos, pero si nos ponemos en la posición de ellos vamos a comprender hacia donde nos debemos mover, con la tecnología de vanguardia que hoy está al alcance de las instituciones de salud. 

Los seis puntos que se describen más adelante son monitoreados conjuntamente en tiempo real, en una central que bien puede estar ubicada en la estación de enfermería de cada uno de los pisos de hospitalización, con el software respectivo para ello y que permita manejar a voluntad los diferentes dispositivos domóticos y las condiciones generales de la habitación, o bien controlar las alarmas visuales y sonoras que arrojen los dispositivos instalados al interior de cada habitación, coadyuvando en la atención del paciente.

Ventajas de la domótica en las habitaciones intrahospitalarias

Punto 1: iluminación 

Factor en extremo relevante para el descanso de los pacientes. La iluminación del entorno general se puede atenuar o aumentar a distancia de acuerdo a las necesidades que se presenten con el paciente. Debemos recordar que no pocos pacientes, bien sea por problemas físicos o con equipos biomédicos instalados tipo monitores cardiacos o bombas de infusión,  tienen limitado su movimiento. 

Punto 2: timbre de llamado 

Es usual que durante el proceso de hospitalización, se le instruya al paciente sobre el timbre de llamado en caso de necesitar asistencia. Los sistemas domóticos hoy en día permiten ser integrados a las camas hospitalarias, evitando desplazamientos incomodos de las extremidades superiores del paciente para lograr asistencia, el equipo domótico permite tener una conversación ‘manos libres’ de doble vía con la central de enfermería, originada bien sea por el paciente o por la enfermera. 

Punto 3: sensores de movimiento 

Estos sensores se instalan en la parte inferior del colchón, uno en la parte superior de la cama a nivel del tórax y otro a nivel de miembros inferiores, para generar alertas individuales en caso de que el paciente esté tratando de levantarse por sus propios medios de la cama. Tenemos que ser conscientes, como lo dijimos antes, que los pacientes estan fuera de su entorno habitual y no pocas veces de forma mecánica pretenden en la noche ir al baño. 

Punto 4: sensores de presión 

A nivel de piso, los sensores domóticos de presión permiten que en los casos donde los pacientes no tengan restricción de permanecer en reposo se alerte al personal de enfermería cuando estos se levanten. Dichos sensores de piso obviamente deben estar distribuidos así: dos de ellos al lado derecho de la cama y dos al lado izquierdo. 

Punto 5: cortinas 

Como se observa en la fotografía, existen instituciones de salud donde las diferentes torres de hospitalización construidas colindan con otras. En el diario ir y venir, el personal de enfermería y paramédico, que se encuentra concentrado en sus quehaceres habituales, olvida cerrar las cortinas para conservar la privacidad de los pacientes; en este caso los sistemas domóticos permiten controlar desde la central de monitoreo las cortinas de las ventanas, ¿parece exagerado?, no, bajo ninguna circunstancia, los pacientes hospitalizados de por sí ya estan viviendo al interior del hospital, en el buen término de la palabra una ‘agresión’ a su privacidad cotidiana, de ahí la importancia de establecer este control a distancia. 

Punto 6: lámparas de piso 

Fundamentales para el caso descrito en el punto 3. Mínimo deben estar localizadas en la parte inferior de tres paredes en cada habitación y deben ser de una iluminación estándar, preferiblemente tipo LED. Las tres lámparas se deben encender automáticamente cuando los sensores de piso se activen y no se deben apagar de forma automática. Tengamos presente que el personal nocturno asistencial está permanentemente atendiendo pacientes en las habitaciones y no siempre puede llegar a la habitación de un paciente cuando este se levanta solo en la noche. 

Estaciones sanitarias 

Los baños no son menos importantes en las habitaciones de los pacientes. Los dispensadores de agua corriente para el lavado de manos deben poseer sensores para el suministro y la interrupción del agua, esto con el fin de evitar accidentes que puedan ocasionar inundaciones. 

A nivel de las llaves de lavamanos y duchas, estas tienen que estar programadas y monitoreadas con sensores de temperatura, esto es de extrema importancia para evitar quemaduras de los pacientes. No son pocos los accidentes que se han presentado al interior de las habitaciones de los pacientes en los hospitales. 

Al igual que los sensores de luz en las habitaciones, deben existir mínimo dos sensores de las mismas características en la parte inferior de la puerta que comunica al paciente con la batería sanitaria y al interior de la misma. La luz cielitica debe encenderse de forma automática y permanecer encendida mientras la persona se encuentre en el baño, es de aclarar que los sensores que todos conocemos, los cuales encienden la iluminación en áreas comunes, no son de los que estamos hablando ni los que se deben instalar, este tipo de sensores cuando la persona permanece quieta se apagan automáticamente, lo que puede provocar un accidente con el paciente. Precisamente todos los sensores domóticos se controlan para su apagado desde la central de monitoreo. 

Existe otro equipo que puede ser ubicado en cada habitación hospitalaria y son las cámaras de video de alta resolución con lente gran angular. Esto es alternativo dependiendo del tipo de paciente que se tiene hospitalizado. 

Los casos donde puede ser necesaria la instalación de cámaras en la habitación de personas hospitalizadas son: pacientes sin acompañante nocturno, maternas, pacientes geriátricos, pacientes con trastornos psiquiátricos, menores de edad y pacientes con limitaciones físicas importantes. La instalación de este dispositivo debe estar supeditado a orden médica y es el médico quien debe informar al paciente y a su familia sobre la decisión tomada.   

Finalmente, las bombas de infusión deben estar integradas al sistema domótico, para realizar los cambios de líquidos endovenosos oportunamente. 

Las breves descripciones hechas anteriormente hacen parte de lo que denominamos: inmótica, cuyo término significa simplemente que todos los equipos de datos domóticos instalados en las diferentes habitaciones y baños hospitalarios deben estar centralizados y conectados de forma alámbrica a una suite de monitoreo, con su respectivo servidor para almacenamiento de la información.                 

     


Palabras relacionadas:
Mejores condiciones para pacientes hospitalizados, cómo mejorar la estancia hospitalaria, aplicaciones de la demótica en el sector salud, iluminación de una habitación intrahospitalaria, mejores prácticas del timbre de llamado de enfermeras, sensores de movimiento en una habitación hospitalaria, sensores de presión en una habitación hospitalaria.
x