Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Telemedicina al día

05 sep 2018

Tele-radiología en la ecografía en todas las modalidades

Mucho se ha hablado de Tele-radiología en el caso de telemedicina. Hoy los aplicativos tecnológicos para la especialidad son múltiples y de excelente calidad, para ayudar en el diagnóstico de patologías en general. En este post nos concentraremos en una de las áreas que más avances presenta hoy en Tele-radiología: los ecógrafos.

Como especialista en telecomunicaciones, partiré de una premisa: los ecógrafos se deben emplear para obtener una SEGUNDA OPINION por pares de la especialidad o por especialistas de otras áreas que requieran revisar estudios ecográficos inherentes a ellos, por ejemplo: cirujanos generales, cirujanos vasculares, ginecoobstetras, oncólogos, neurólogos, etc.

El porqué de la anterior premisa en telemedicina es simple. Está “haciendo carrera” en Latinoamérica que médicos generales sin entrenamiento especializado en ecografía, realicen estos procedimientos al interior de hospitales Nivel I y Nivel II, lo cual lo único que ocasiona son iatrogenias al paciente. No está escrito en ningún texto médico, que a través de la telemedicina un especialista pueda orientar a un médico general en la realización de una ecografía sea cual sea esta. Lo dicho puede parecer extremo, pero no lo es, simplemente si analizamos que un radiólogo requiere cuatro años de especialización y no pocas veces uno o dos años de subespecialización en ecografía. Para resumir, como decimos en Colombia: “cada niño con su boleta”.

De manera temeraria, en algunos países del continente se está promulgando este tipo de práctica en telemedicina y repito, esto no se debe practicar y no es ético medicamente con el paciente.

Entrando en materia, la segunda opinión especializada es un común denominador en nuestro entorno científico, dándole cabida a una de mis leyes, la Ley de Nader II: en la cadena alimenticia del conocimiento médico, siempre encontrará un colega que sabe más que usted.

La ecografía aplicada en telemedicina, tecnológicamente debe partir de una base importante en lo que respecta al equipo biomédico empleado y al monitor donde se realiza la lectura por parte del otro especialista. Hoy en día existen ecógrafos hospitalarios y portátiles de muchas marcas, lo relevante aquí es que cuando se adquieran por parte de los especialistas y las instituciones médicas, estos estén plenamente aprobados por la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos) y/o la Comunidad Europea (CE). En lo personal y por mi experiencia en telemedicina, no recomiendo equipos biomédicos de países donde no se encuentren  certificados por una o las dos administraciones mencionadas.

En general, los ecógrafos por lo regular ya arrojan imagen en color, esto en telemedicina se traduce en que el monitor de lectura a distancia debe ser en color y mínimo de 5 megapixeles, ojalá de 10 megapixeles cuando de ecógrafos vasculares Doppler se trata, y dicho monitor debe tener también el certificado de la FDA y/o la CE. Si un ecografista por una razón especifica requiere a través de la telemedicina una segunda opinión especializada, su par debe tener en la pantalla una excelente imagen, de lo contrario es un sinsentido buscar la segunda opinión.

null

Cortesía del autor

Los ecógrafos por lo regular permiten almacenar imágenes fijas o en movimiento. El almacenamiento nativo en el ecógrafo de ambos tipos de imagen está resuelto en lo que corresponde a resolución. Lo anterior perse, tiene una ventaja preponderante cuando el radiólogo o los diferentes especialistas requieren realizar lecturas asincrónicas de los estudios previamente capturados. En tal sentido, con el respeto que tengo por mis colegas, me permito recomendarles que nunca por mejor que sea el entrenamiento que tengan, entreguen una segunda opinión de una ecografía sea cual sea, basados en una lectura hecha en un teléfono celular o en una tableta digital.

null

Cortesía del autor y GE Healthcare

En telemedicina la inmediatez diagnóstica con las ecografías tiene cierta ventaja sobre los estudios radiológicos habituales. Son más las lecturas asincrónicas realizadas de procedimientos como: RM, TAC o Rayos X convencionales que las practicadas con ecógrafos, esto es de marcada relevancia en los pacientes de unidades de cuidado intensivo (UCI), donde las decisiones en gran parte de los casos no dan espera. En el caso de UCI donde se tenga el cableado estructurado en fibra óptica en todos los cubículos, proceder con ecografías en telemedicina especializada en tiempo real entre hospitales de mediana y alta complejidad (III-IV) o entre estos y Centros Radiológicos especializados en Tele-radiología con servicio 7x24x365, para obtener una segunda opinión, es una ventaja superlativa no cuantificable.

Por último, no está por demás recordar como lo he hecho habitualmente en otros artículos, que la conectividad a emplearse entre hospitales, o entre hospitales y Centros de lectura radiológica, debe llevarse a cabo bajo VPN, y el almacenamiento de las imágenes, debe realizarse en Data Centers mínimo TIER III de buena capacidad, nunca en la nube. Respecto a la velocidad del canal a emplearse en Tele-Radiología, recomiendo mínimo 10 megas de velocidad sin ningún tipo de reúso, de lo contrario la lectura de estudios y ecografías en tiempo real se convierte en un trastorno permanente para el especialista. Cuando hablamos de telemedicina, los ahorros en velocidad salen costosos.


Palabras relacionadas:
Tele-radiología en Latinoamérica, la ecografía en la telemedicina, posibilidades diagnósticas de la telemedicina, telemedicina y ecografía.
x