Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Innovación biomédica

10 feb 2015

Nanotecnología en salud: un término futurista que ya no lo parece tanto

Aunque la palabra nanotecnología experimentó en la última década un ascenso en lo que a su significado se refiere, hay que afirmar que no es nuevo. La primera vez que se acuñó fue en la década de los 70, la palabra suena con fuerza atrayente como si de una exhibición inédita se tratará. Así, la nanotecnología es una temática de la ciencia que ya cuenta con un trasfondo importante de más de cuatro décadas en las que sus desarrollos o innovaciones cada vez más frecuentes despiertan la admiración del ciudadano de a pie porque no en vano se le ha denominado como la ciencia del presente.

En este contexto se puede afirmar que la producción de nuevos materiales que permitan realizar trabajos de una forma más eficaz y rápida se asocia a esta ciencia; en una era donde la gestión adecuada de las fuentes de energía se presenta como el paradigma a resolver por la comunidad mundial, surge con fuerza una herramienta tan poderosa que podría de lleno responder a fondo este requerimiento en una escala tan imperceptible que se acerca casi al tamaño de las cadenas de ADN de nuestro cuerpo. Pues bien, este término futurista ha dejado de serlo para convertirse en algo completamente tangible, y sus ejemplos se pueden describir mediante las aplicaciones médicas que este proporciona.

Nanoestructuras. Foto: © psdesign1 - Fotolia

Una síntesis de la funcionalidad de la nanotecnología podría resumirse en:

  • Aplicación farmacéutica con la utilización de principios activos con mayor y mejor tiempo de activación, que se fundamente en la capacidad que tiene el cuerpo de metabolizar mejor en función del tamaño de la molécula ingerida.
  • Para los medicamentos biotecnológicos: mayor capacidad de construir marcadores aprovechables por las micelas y que mejoren el tiempo de respuesta para atacar enfermedades.
  • Filtros más finos que permitan la captación y destrucción de agentes nocivos para la salud.
  • Reparación de tejidos dañados a escalas que otro tipo de elementos terapéuticos no podrían reparar.
  • Actividad biosida de nano partículas metálicas para erradicar posibles agentes patógenos.
  • Bio-sensores que permitan la detección de enfermedades a nivel molecular como el sida o la hepatitis.

Algunas de estas aplicaciones aún están en etapa de laboratorio, sin embargo, esta fase se presenta como un paso transitorio debido a la familiaridad que el término nanotecnología ha presentado hasta la mitad de esta década. Aplicaciones simples de esta ciencia ya están en su fase comercial como la de los filtros biosidas para eliminar elementos nocivos en fuentes de agua, de gran importancia para mitigar los factores de riesgo y potenciar la vigilancia epidemiológica de una comunidad.


x