Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Hospital Design & Quality

16 ene 2018

La estética en las diversas escalas de un hospital

“El diseño no consiste en hacer bello lo útil, ni hacer bueno lo bello, ni hacer útil lo bueno. Un buen diseño encuentra su ciencia, su ética y su estética en su simple globalidad”. (Ricard, 2009).

Las principales preocupaciones al diseñar una edificación hospitalaria, sea hospital público, puesto de salud, clínica privada o cualquier otro tipo de edificio relacionado con salud es su óptimo funcionamiento, la articulación entre sus áreas, su localización, su clara organización en un sistema complejo y la calidad espacial para los usuarios. Pero como paciente, ciudadano y arquitecto, siempre me he preguntado ¿dónde queda la parte plástica y estética en este tipo de edificaciones?

La inconformidad e incomodidad que sienten algunos usuarios al asistir a un hospital, el abandono, la incertidumbre y el desconsuelo, son sensaciones frecuentes de cualquier paciente, las cuales no solo están dadas por la enfermedad o tratamiento por el que se encuentran en ese lugar, sino por la manera en que está concebida la infraestructura del mismo, carente en ocasiones de calidades plásticas y estéticas, creando una imagen fría, deteriorada y poco acogedora, tanto en el exterior como en el interior.

Para entender la importancia de la estética dentro de los edificios hospitalarios es necesario comprender la relevancia de la misma en la arquitectura, y sobre todo el efecto que tiene en las personas que la perciben.

La estética en la arquitectura, como concepto básico, es la concepción de lo bello, logrado mediante la interacción de elementos visualmente atractivos, cuyo fin es crear espacios que trasmitan sensaciones agradables al usuario. Un ambiente agradable se logra con la integración de la estética, la forma y la función. Así, la estética relaciona y percibe la esencia de la belleza mediante la contemplación del espacio, no solo visual, sino también a través de todos los sentidos.

“El uso de formas singulares en las obras de arquitectura ha ido siempre unido a los principios estructurales que la resolvían. Pero también se han sucedido tiempos en que la forma ha sido el objetivo. Cuando se ha convertido por ella misma en un valor, ha adquirido simbolismo por encima de las causas que la hicieran posible en origen”. (Crespo, 2005)

Según lo anterior, el problema plástico y estético manifiesta dos vertientes. En la primera el aspecto y la imagen surgen como resultado de la forma y la función, mientras que en la segunda son el ámbito simbólico y la intención de recordación los que justifican la adopción de un lenguaje.

Un tipo de edificación donde el funcionamiento y el uso es el estructurante, es por ejemplo la arquitectura penitenciaria. La concepción volumétrica y espacial está dada por estrictos preceptos de seguridad y control, claros circuitos de servicios, marcados espacios de estancia, descanso y circulación. Su estructura está centrada en conceptos políticos, éticos y sociales; donde la estética, la plástica y el simbolismo formal pierden relevancia.

null

Foto por: Sebastián Ramírez

Por otro lado, con los templos en general se puede ejemplificar la arquitectura simbólica. Esta arquitectura está pensada para expresar una creencia, son espacios que se convierten en puntos de referencia de las sociedades por su excelente factura, su representatividad y por propiciar acontecimientos colectivos.

Un buen ejemplo de armonía entre estética, forma y función son los clásicos teatros grecorromanos. En ellos la forma se fundamenta en principios funcionales de circulaciones, visuales, acústicos y al mismo tiempo se manifiesta de manera estética por medio de la proporción, los materiales, elementos esencialmente simbólicos y algunos ornamentos, que permitieron que esta arquitectura generara una serie de dinámicas sociales y huella psicológica de magnificencia. Esta armonía (estética, forma y función) debe ser el catalizador en la arquitectura hospitalaria. Si bien la estructura funcional de estos edificios, debido a su propia naturaleza, es muchísimo más compleja que en otros, la forma, la estética y su simbolismo son igualmente importantes, por lo que estos aspectos se tienen que interrelacionar y concebir de forma integral en sus distintas escalas.

El hospital como objeto arquitectónico juega un papel fundamental en la conformación de la ciudad. Estas edificaciones pueden estar localizadas en la periferia o en medio de la traza urbana; son edificios singulares y puntos de referencia por su escala y función, pero también deberían serlo desde el punto de vista formal, estético y simbólico. Respondiendo a la ciudad y teniendo en cuenta la concepción funcional, deberían estructurarse como volúmenes simples y claros, con accesos y circulaciones contundentes; siempre articulado por los aspectos formales como la composición volumétrica, ritmo, disposición, proporción, materiales y color, los cuales tienen que responder al contexto para generar un mensaje de salud, acogida y bienestar en la población.

En una escala más próxima, se evidencia la problemática de la inapropiada conformación de borde, el poco respeto al contexto inmediato y la carencia de espacio público. Al momento de diseñar es indispensable proponer accesos diferenciados (para el público en general, urgencias, médicos, parqueadero, insumos y desechos entre otros), se debe tener especial cuidado para no caer en el error común de aislar el hospital con una reja o una barrera infranqueable, la cual causa inseguridad y elimina las dinámicas urbanas, produciendo rechazo en el subconsciente de los ciudadanos.

Se deben aprovechar las condiciones singulares de la edificación para enriquecer el entorno mediante la proyección de parques o plazas de acceso y además, pensar en usos complementarios para generar apropiación por parte de la población, que junto con estrategias de diseño volumétricas jerarquicen los accesos.

Las áreas comunes del hospital (hall de entrada, lobby, salas de espera, pasillos principales etc.) son en mi opinión el elemento más descuidado dentro de la estructura del hospital. En estos puntos es necesario tener espacios amplios, claros y sencillos. Es preciso estudiar la conformación espacial, el modo en que los usuarios llegan y se desplazan, y pensar y proponer diversas y más adecuadas formas de acceder. Pero contemplar solamente el aspecto funcional no es suficiente, es indispensable nutrir estas zonas con distintos atributos arquitectónico-espaciales, como lo son diversas alturas, juegos de luz natural, juegos de circulaciones verticales, visuales llamativas, salas de espera que aporten más posibilidades al paciente, usos diversos, entre otras estrategias, para hacerlos más confortables y amigables.

En conclusión la arquitectura hospitalaria debe hallar el equilibrio entre estética, forma y función. Las actividades que allí se desarrollan, además de su intrínseco simbolismo hacen de ella una arquitectura compleja, donde además de los rigurosos espacios de atención al paciente, tiene gran importancia la relación formal con la ciudad, la interacción con el contexto inmediato y el tratamiento de los espacios comunes interiores. Todos estos aspectos deben ser diseñados para lograr que el usuario se sienta en un lugar confortable y atractivo. Los hospitales son perfectos laboratorios para explorar soluciones arquitectónicas novedosas, incluso para ofrecer a los usuarios y a la ciudad algo más que espacios para la salud.

Autor: Arquitecto Sebastián Ramírez, consultor externo de Hospital Design & Quality.

Correo electrónico:
arq.jhoansebastianramirez@gmail.com


Palabras relacionadas:
Edificación hospitalaria, usuarios de instituciones médicas, la estética en la arquitectura hospitalaria, arquitectura hospitalaria, el hospital como objeto arquitectónico, áreas comunes del hospital, equilibrio estético de una edificación hospitalaria.
x
emelielebon
18 de abril de 2019 a las 19:55

Crédito para su proyecto. Soy miembro de la Junta directiva del fondo Monetario Internacional con respecto a las instituciones económicas internacionales. Los proveedores internacionales conceden préstamos de 2 000 ¬ a 2 000 000 ¬ a un tipo de interés anual del 2%. Estoy listo para toda la gente seria interesada. En general, recibo préstamos en las siguientes áreas: emelielebon@gmail.com

Maria
26 de junio de 2018 a las 07:30

PRÉSTAMO Y CRÉDITO RÁPIDO, FIABLE Y CREÍBLE EN MENOS DE LAS 72 Buenos días particular le ofrezco de préstamo de 5.000 a 5.000.000 dólares a toda persona capaz de reembolsarlo. Contácte me: Correo electrónico: mariadiosperez@gmail.com Whatsapp: +22994657135