Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Junta radiológica

15 mar 2018

Error de interpretación: ¿quién tuvo la culpa?

Las ayudas diagnósticas, incluidas las imágenes, son solicitadas por un médico tratante quien después de una anamnesis y una evaluación física se plantea una posibilidad diagnóstica, como tamizaje en grupos de riesgo para la detección temprana de alguna entidad tratable o en el seguimiento de un paciente en observación o tratamiento. Como tal deben responder a un interrogante médico, siempre con una indicación precisa, considerando además que como sucede en el caso de los estudios que utilizan rayos X (radiografía, tomografía axial computadorizada, mamografía y angiografía) hay exposición a radiación ionizante con sus riesgos.

El radiólogo, como experto en la interpretación de imágenes diagnósticas, en cualquiera de las modalidades actuales de atención en sitio o remoto, es un miembro más del grupo interdisciplinario que tiene como objetivo principal: el paciente. Debe por eso contar con las herramientas necesarias para obtener información clínica apropiada, conocer la sospecha diagnóstica y poseer una plataforma tecnológica para la correcta interpretación de los estudios. (4)

Basado en el conocimiento de cada uno de los signos radiológicos y en la anatomía normal, el radiólogo evalúa las imágenes de cada uno de sus pacientes que llegan a la lista de trabajo. Identifica los datos demográficos, la historia clínica para luego presentar una conclusión, precedida por una reseña de cómo fue realizado el examen y con los hallazgos encontrados, con un lenguaje médico claro y siguiendo los criterios aprobados para cada caso. Su conclusión es también una sospecha diagnóstica que debe ser siempre juzgada por el médico que solicita el estudio y quien tiene una duda clínica. (3)

En cada paso de la atención médica se está en riesgo de presentar un error de interpretación, ya sea clínica en el caso del médico tratante o de interpretación en el caso del radiólogo. Según un estudio publicado en European Radiology en el 2005, pueden ocurrir errores de interpretación radiológica entre el 2 % y hasta el 30 % en los informes emitidos, responsables de hasta el 45 % de los eventos adversos en radiología. La mayoría son errores menores de no conformidad, como alteración del encabezado del informe en la redacción del mismo y en otros sucesos fallas de pertinencia, con resultados equivocados en la conclusión. Puede encontrarse además que la variabilidad de la conclusión de un mismo estudio, entre distintos radiólogos oscila entre el 5 y 9 %; incluso el mismo radiólogo puede tener diferencias con su propia interpretación hasta en el 20 % de los casos, basado en el conocimiento o no de información apropiada. (1)

El error de interpretación diagnóstica ha sido clasificado en seis categorías. Foto: Fotolia - ©rock

El error de interpretación diagnóstica ha sido clasificado en seis categorías. Foto: Fotolia - ©rocketclips.

El error de interpretación diagnóstica ha sido clasificado en seis categorías, como fallas cometidas durante la obtención de la imagen al observar el estudio, en la integración psíquica, en el análisis racional, en la redacción del informe y durante la realización de procedimientos o administración de medicamentos (medio de contraste). Los errores de observación, cuando se omite una lesión visible, seguido de las fallas por mala técnica en la adquisición de la imagen y en la redacción de los informes son los más frecuentes, sumando entre ellos hasta el 80 % de los casos. Estos pueden generar un error de pertinencia, al dar un diagnóstico equivocado, considerado como punible, dado que puede ocasionar daño al paciente, siendo este la causa de demanda médica de hasta el 70 % de los casos reportados en Estados Unidos. (1,2)

La disminución de los porcentajes de error es, igual al funcionamiento de todo acto médico, una tarea multidisciplinaria. El médico tratante debe procurar entregar la información médica relevante y su sospecha clínica al grupo de tecnólogos que realiza los estudios y al equipo humano de radiólogos que interpreta las imágenes. El radiólogo debe por su parte velar por una adecuada técnica de realización de estudios así como proveer condiciones óptimas de trabajo que reduzcan los estados de fatiga, eviten las distracciones y mejoren las condiciones de visualización. Todos los esfuerzos serán siempre importantes no solo para identificar los errores o establecer los actores sino para prevenir las fallas. Cada organización y cada médico en forma individual deben establecer una fórmula para evitar la ocurrencia de eventos adversos y casos con errores de pertinencia. Un método objetivo propuesto es el Protocolo de Londres, previamente conocido como el protocolo para investigación y análisis de incidentes clínicos. Aquí no se desconoce la experiencia individual de cada especialista ni su análisis propio. (5)

Referencias

  1. González Vásquez Carlos Mario. Rev. Colomb. Radiol. 2016;27(1):4407-16
  2. Vitoto Fabian. Biblioteca Virtual NOBLE Mayo 2009
  3. ACR PRACTICE PARAMETER FOR COMMUNICATION OF DIAGNOSTIC IMAGING FINDINGS. Revised 2014
  4. ACR White Paper on Teleradiology Practice: A Report From the Task Force on Teleradiology Practice. Journal of the American College of Radiology/ Vol. 10 No. 8 August 2013
  5. https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/DE/CA/PROTOCOLO_DE_LONDRES_INCIDENTES%20CLINICOS.pdf

Palabras relacionadas:
Errores en la interpretación de imágenes diagnósticas, estudios sobre errores diagnósticos publicados en European Radiology, cómo prevenir las fallas al leer imágenes diagnósticas, diagnóstico de imágenes médicas, análisis de imágenes clínicas
x