Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Telemedicina al día

19 abr 2016

El impacto social y económico de la telemedicina

Hoy en salud, tanto en países desarrollados como en naciones llamadas en vías de desarrollo, los gobiernos en general apuntan con sus políticas estatales a tres aspectos: educación, infraestructura y salud, que por lo regular son los ejes impulsores de la economía.

La salud de un país es el termómetro y el índice de medición estratégico para identificar si este va bien o mal. La salud es el primer factor que debe estar en el partidor económico, la razón es simple: la fuerza laboral es la que impulsa el desarrollo, si una nación está enferma su crecimiento siempre será artificial.

Hablemos de educación. Los problemas de desarrollo no se solucionan importando tecnologías, insumos manufacturados o pre-manufacturados o bienes de consumo, etc. Aunque pueda parecer extraño, la educación parte del mismo momento en que se realiza la concepción del ser humano, por ejemplo una mujer gestante desde el primer trimestre del embarazo requiere de una alimentación equilibrada y de controles prenatales, de lo contario tanto la madre como el feto pueden sufrir múltiples patologías, que al momento del parto y solo para referirme a un caso específico, puede reflejar problemas de bajo peso del neonato lo cual se traduce en desnutrición aguda y/o crónica.

En la actualidad la desnutrición en los países “en vías de desarrollo” es una epidemia, que escala de forma permanente hasta que el ser humano llega a la adolescencia. Medicamente en estudios serios está comprobado hasta la saciedad, que un ser humano desnutrido tiene índices de desarrollo mental e intelectual bajos, la consecuencia: países y regiones con una fuerza laboral de bajo nivel productivo frena, así muchos gobiernos no lo quieran reconocer, su propio desarrollo. Ahora bien lo anterior no descarta a las madres gestantes. Recordemos que la fuerza laboral en el caso de Latinoamérica de mujeres trabajadoras cabeza de hogar versus hombres, en muchos casos está equilibrada 50% - 50%, rebasando la mujer en países como Colombia este porcentaje, en todos los estratos socioeconómicos.

Debemos recordar que desde el punto de vista médico asistencial, el número de especialistas en Latinoamérica es extremadamente bajo en todas las áreas, no sólo en las zonas rurales, también en las grandes ciudades de acuerdo con las mediciones periódicas realizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La telemedicina aquí entra a jugar un papel fundamental. Veamos a continuación directamente cómo y dónde.

null

Aspectos de alto impacto social y económico de los sistemas de telemedicina

La asistencia médica habitual que se presta actualmente en América Latina es personalizada, quiere decir esto que la atención en salud se realiza físicamente en dependencias hospitalarias de niveles I, II, III - IV.

La realidad es que las personas y núcleos poblacionales de mayor pobreza son los que menos oportunidades de acceso tienen a una atención médica digna y ni qué decir al acceso de atención especializada.

La telemedicina tiene ventajas preponderantes como son las siguientes:

Accesibilidad a la atención especializada de forma inmediata por parte de la población, sin importar en donde se encuentre ubicada, gracias a que este tipo de tecnología permite conectividad permanente y en tiempo real con hospitales nivel I - II ubicados en puntos remotos, sean estos rurales y/o urbanos.

Mejor calidad en la atención médica a la población, puesto que los médicos generales pueden tener comunicación efectiva y rápida con los especialistas localizados en hospitales nivel III - IV.

Ahorro sustancial en medios diagnósticos, ya que en las instituciones de salud, privadas y públicas no es extraña la duplicidad de exámenes, cuando los pacientes son remitidos a una entidad hospitalaria de mediana y alta complejidad.

Mayor efectividad y disminución de costos al momento de remitir pacientes desde establecimientos primarios de atención a hospitales de mediana y alta complejidad para manejo de patologías críticas. En resumen quiere decir esto que se puede tomar en conjunto con los especialistas, la decisión de remitir un paciente previa estabilización correcta del mismo gracias a un sistema de telemedicina, disminuyendo ostensiblemente las complicaciones y la morbi-mortalidad.

Disminución de costos económicos y sociales a los sistemas de salud en lo que corresponde a traslado de pacientes, puesto que no pocas veces se remiten innecesariamente personas con diferentes patologías a instituciones de mediana y alta complejidad. Estas últimas, con una buena orientación por parte de los especialistas a través un sistema de telemedicina, pueden tratar a los enfermos en tiempo real en el sitio primario de atención.

El traslado de pacientes entre diferentes localidades es usual, cuando las enfermedades que se presentan no permiten de acuerdo con la capacidad instalada en los hospitales de baja complejidad nivel I - II brindar atención especializada. Esta circunstancia eleva los costos, puesto que el traslado de los pacientes por lo regular abarca grandes distancias. Es de anotar que estas personas se trasladan mínimo con un acompañante para los casos de atención especializada.

Reducción en tiempos, para la toma de decisiones diagnósticas y terapéuticas de algunos pacientes, que en un momento determinado se estén atendiendo en una institución primaria de salud.

Disminuciones ostensibles de errores diagnósticos y terapéuticos en los centros de atención primaria al tener el médico general con un sistema de telemedicina, literalmente el staff de especialistas en su “mano”, traduciéndose esto en un ahorro significativo en costos para los sistemas de salud, llámense estos locales, regionales o nacionales.

Mayor universo de cobertura con las ventajas ya descritas, en lo que corresponde a la población, puesto que con un sistema de telemedicina instalado se benefician de una buena atención en salud con calidad: hombres y mujeres, adultos mayores, niños y niñas de todos los estratos y en especial la población de estratos socioeconómicos bajos, donde estén instalados sistemas de telemedicina. Esto permite lograr un alto impacto social sobre las comunidades, y a nivel económico en la población productiva de los países latinoamericanos.

Para finalizar, debo dejar plasmada una pregunta: ¿Hasta cuándo señores gobernantes de Latinoamérica ustedes se dignarán a entender que el desarrollo de un país literalmente depende de la buena salud de sus pobladores? Cuando los gobernantes entiendan esta situación y den una respuesta coherente y una solución a la problemática existente, dejaré de llamar a las naciones latinoamericanas: países en vías de subdesarrollo.      

En el próximo post abordaré el tema de: Bioseguridad en telemedicina.


Palabras relacionadas:
Telemedicina especializada, programas de telemedicina, implementación de sistemas de telemedicina, atención médica inmediata, hospitalización en casa, servicios médicos ambulatorios, TIC en atención médica, medicina a distancia
x