Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Biotecnosalud

21 jun 2019

¿Es importante una gestión eficiente de los dispositivos médicos?

Los dispositivos médicos (DM) se han convertido en una valiosa herramienta para resolver diferentes problemas de la salud humana, su utilización ha permitido mejorar las posibilidades de diagnosticar y tratar más enfermedades[1].

El sector salud dispone de un portafolio de más de 90 mil tipos de dispositivos a nivel mundial, cifra con alto nivel de crecimiento para los próximos años[2]. En este sentido, el cuidado de la salud dependerá de la disponibilidad y el desarrollo de las nuevas tecnologías médicas, marcando una tendencia hacia la convergencia de diferentes disciplinas relacionadas con la atención. No obstante, existe una preocupación global por los impactos económicos que generan estos nuevos desarrollos médicos, especialmente sobre los sistemas de salud, al no ser controlados y gestionados de forma adecuada[3].

La accesibilidad y el uso óptimo de los dispositivos médicos es una de las preocupaciones planteadas por la Organización Mundial de la Salid (OMS) dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Este organismo considera crucial los DM para tener efecto positivo en los ODM 4, 5 y 6, como se observa en la tabla 1; e insta a la aplicación de medidas prioritarias para su acceso equitativo[7].

ODM

Descripción

Reducir la mortalidad de los niños menores de cinco años

La disponibilidad de tecnologías con eficiencia clínica, seguridad y asequible aumentaría la posibilidad de supervivencia neonatal

Mejorar la salud materna

La disponibilidad y uso de dispositivos médicos durante el preparto, el parto y el postparto salvaría vidas

Combatir el VHI/Sida, la tuberculosis y otras enfermedades

El diagnóstico precoz es crucial para evitar desenlaces de muerte.

Tabla 1. Relación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los dispositivos médicos. (Construcción propia con base en OMS, 2017)

La falta de tecnologías adecuadas, disponibles y accesibles para obtener un diagnóstico oportuno complica los casos clínicos, haciendo que estos requieran de intervenciones clínicas complejas, lo cual incide en un aumento de los índices de mortalidad prematura.

El desconocimiento de las necesidades tecnológicas y la ineficiente gestión técnica impide que se generen planes de acción y estrategias sobre dispositivos médicos que realmente se ajusten a las prioridades de salud pública[7].

 Frente a esta problemática, la OMS atribuye varios factores a considerar:

  1. Los costos en los sistemas de salud están creciendo, y la brecha entre necesidades y recursos es cada vez más amplia.
  2. El acceso a tecnologías y dispositivos exige una mayor inversión pública y asignación prioritaria a las áreas que presenten deficiencias.
  3. El proceso de toma de decisiones y la sustitución en el momento necesario, entre otros, son factores que limitan el acceso a los dispositivos médicos.

Impacto económico

El impacto económico se presenta debido a que los equipos médicos suelen ser costosos y esto lleva a que su acceso sea difícil, tanto para países altamente industrializados como para aquellos en desarrollo. Datos entregados por la OMS (2012) indican que el gasto mundial en dispositivos médicos aumentó desde 145.000 millones de dólares en 1998 hasta 220.000 millones en 2006, lo que supone un crecimiento anual superior al 10 %. La figura 1 ilustra el gasto en salud de diferentes países en términos de porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB).

Figura 1. Gasto en salud como porcentaje del PIB por país. Fuente: Banco Mundial, 2014.

Figura 1. Gasto en salud como porcentaje del PIB por país. Fuente: Banco Mundial, 2014. 

Figura 2. Gasto de Colombia en términos del PIB. Fuente: ANDI, 2016.

Figura 2. Gasto de Colombia en términos del PIB. Fuente: ANDI, 2016. 

La figura 2 ilustra cómo Colombia gasta 26,7 billones de dólares en salud, 8,6 billones de pesos se invierten en dispositivos médicos, casi un tercio del gasto destinado a este sector. De hecho, es posible que Colombia pueda estar consumiendo entre el 25 y el 50 % del presupuesto destinado a tecnología debido principalmente a fallas en la planeación y selección inadecuada. Esto traducido en cifras podría representar entre 2,15 y 4,2 billones de pesos anuales.

De acuerdo con datos calculados en 18 países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) (1981-2009), el cambio tecnológico representa por lo menos el 69 % del crecimiento total per capita de gastos en salud [8]. Estudios consideran que la tecnología médica es uno de los factores que seguirá contribuyendo en gran medida al costo de la salud a nivel mundial, siendo esto un reto para los tomadores de decisión.

Según la OMS, el incremento en los gastos en salud se debe a faltas de control y mal uso de los recursos; la primordial causa es la falla en la adquisición, el indebido uso de la tecnología y bajo control en de los recursos tecnológicos. Debido a la ineficiente gestión, un alto volumen de tecnologías no se usan por completo, es más, en algunos países hasta el 80 % de la tecnología se queda guardada.

Es por eso que la toma de decisiones eficiente en la gestión de la tecnología es una actividad importante que requiere de información y control adecuado. Las instituciones de salud deben asesorarse bien y planear con precisión los proyectos que involucran inversiones tecnológicas [4, 5][3] [6].

 

Bibliografía

[1]        D. M. Cutler and M. McClellan, "Is Technological Change In Medicine Worth It?," Health Affairs, vol. 20, no. 5, pp. 11-29, 2001/09/01 2001, doi: 10.1377/hlthaff.20.5.11.

[2]        "Medical Device: Managing the mismatch," World Health Organization, Francia, 2012.

[3]        Y. Varabyova, C. R. Blankart, A. L. Greer, and J. Schreyögg, "The determinants of medical technology adoption in different decisional systems: A systematic literature review," Health Policy, vol. 121, no. 3, pp. 230-242, 2017/03/01/ 2017, doi: https://doi.org/10.1016/j.healthpol.2017.01.005.

[4]        G. Callea, P. Armeni, M. Marsilio, C. Jommi, and R. Tarricone, "The impact of HTA and procurement practices on the selection and prices of medical devices," Social Science & Medicine, vol. 174, pp. 89-95, 2017/02/01/ 2017, doi: https://doi.org/10.1016/j.socscimed.2016.11.038.

[5]        E. Jonsson and D. Banta, "Management of health technologies: an international view," BMJ, vol. 319, no. 7220, p. 1293, 1999, doi: 10.1136/bmj.319.7220.1293.

[6]        B. M. Yang, "The future of health technology assessment in healthcare decision making in Asia," (in eng), no. 1179-2027 (Electronic).

[7]        Formulación de políticas sobre dispositivos médicos. Ginebra: Organización Mundial de la Salud, 2012.

[8]        I. Ivlev, P. Kneppo, and M. Bartak, "Multicriteria decision analysis: a multifaceted approach to medical equipment management," Technological and Economic Development of Economy, vol. 20, no. 3, pp. 576-589, 2014/07/03 2014, doi: 10.3846/20294913.2014.943333.

[9]        C. Sorenson, M. Drummond, and B. Bhuiyan Khan, "Medical technology as a key driver of rising health expenditure: disentangling the relationship," (in eng), Clinicoecon Outcomes Res, vol. 5, pp. 223-34, 2013, doi: 10.2147/ceor.s39634.


Palabras relacionadas:
Accesibilidad y uso óptimo de los dispositivos médicos, Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), gestión de dispositivos médicos en las instituciones médicas, gasto mundial en dispositivos médicos, inversión colombiana en dispositivos médicos, planeación de la compra de un dispositivo médico, cuándo es necesario un dispositivo médico.
x