Promocione sus productos o servicios con nosotros
Foto Bloguero

Telemedicina al día

19 sep 2017

App's en medicina: ¿un gran avance?

El término app se volvió popular rápidamente, tanto que en 2010 fue listada como Word of the Year (Palabra del Año) por la American Dialect Society1.

Hoy en día y así lo demuestran las estadísticas mundiales, la penetración de celulares ha reemplazado indefectiblemente las líneas telefónicas fijas. La razón es simple: en una línea telefónica fija el usuario no puede tener múltiples aplicativos multimedia.

De acuerdo con información suministrada por las grandes empresas multinacionales  de comunicaciones, cada minuto se incorpora a la red mundial una app para facilitar la interacción de los seres humanos.

Cuando hablamos de app's en medicina, encontramos también infinidad de aplicativos, que pueden facilitar en un momento determinado la labor médica, tal es el caso de uno desarrollado por médicos e ingenieros colombianos, el cual ha tenido un gran auge, debido a que permite consultar y calcular dosificación de medicamentos en tiempo real, bien sea en la práctica privada y en situaciones críticas como en las Unidades de Cuidado Intensivo -UCI-. De paso, es importante mencionar que este aplicativo fue creado bajo estrictos parámetros éticos, con relación al paciente.

Foto: Archivo personal del autor.

Foto: Archivo personal del autor.

Ahora bien, de forma por lo demás cataclismica y exponencial se vienen promoviendo infinidad de app's para la salud, por parte de médicos e ingenieros a nivel mundial, pretendiendo de buena fe ayudar a médicos y pacientes. En tal sentido vale la pena exponer una serie de acotaciones al respecto:

  1. Las app's de salud en teléfonos celulares, tablets y computadores personales con aplicativos que involucren médicos y pacientes directamente, las cuales son abiertas, es decir con navegación libre en la nube, NO deben ser usadas bajo ningún motivo al igual que tablets y computadores personales. El riesgo: como todos los lectores recuerdan en el mes de mayo del año 2017 se presentó un ataque cibernético a nivel mundial, afectando más de 300 compañías de las cuales no escaparon las de telefonía celular, personas particulares ni tampoco instituciones de salud, entre ellas 14 hospitales del Reino Unido.
  2. Están circulando en la nube múltiples app's, en las que médicos y pacientes interactúan de forma permanente sin ningún tipo de seguridad. Lo peligroso de esto radica básicamente en que se está compartiendo información demográfica de ambos, sin la existencia absoluta de control y confidencialidad. Esto per se tiene consecuencias muy delicadas para médicos y pacientes, puesto que se está revelando información, en primera instancia de la historia clínica, y en segundo lugar de los datos personales, que como sabemos todos los que laboramos en el sector de la salud, ambos son de un alto grado de confidencialidad.
  3. Con relación al punto anterior, no existe ningún software que repose en la red de Internet que sea infalible a penetraciones espurias por parte de hackers, y comete una falacia quien se atreva a decir lo contrario. En particular, me he percatado en diferentes congresos donde se han realizado exposiciones promoviendo app's de salud, donde inclusive se ha llegado al extremo de ofrecer interacción de las mismas con redes sociales tipo Facebook e Instagram, ofreciendo por parte de los mismos médicos entregar a los pacientes electrocardiogramas y hasta ecografías, y no pocas veces pedirles a los pacientes fotografías con la cámara de los teléfonos celulares, relacionadas con lesiones dermatológicas con el fin de establecer un diagnóstico.
  4. Cuando de forma temeraria los dueños y desarrolladores de app's donde pueden interactuar médicos y pacientes les “garantizan” a los usuarios y a los profesionales de la salud “total confidencialidad de la información” lo digo tajantemente, ESTÁN MINTIENDO. La razón: garantizar este tipo de ofrecimientos indudablemente se puede hacer, pero hay un pequeño detalle, llevarlo a cabo resulta más costoso que el propio desarrollo de la app y se resume fácilmente, sumemos valores a pagar: del teléfono celular de última generación + del servicio + impuestos de consumo + del Data Center Tier III o Tier IV para almacenamiento de la información de los pacientes ya sea que este almacenamiento se contrate bajo collocation o con servidores propios + de la administración y tamizaje de la información médica + mensualidad de una conectividad con IP fija entre dos usuarios (médico-paciente) para evitar penetraciones de hackers -es de aclarar que en el caso de app´s en las cuales se maneje tráfico de información demográfica e historias clínicas de los pacientes indefectiblemente se deben utilizar direcciones IP fijas no compartidas en lo absoluto- + software de historia clínica electrónica -HCE- confiable, que cumpla con los estándares2 internacionales. Además, el costo resultante que será cobrado por las empresas de telefonía celular, al realizarle (como debe ser lo ortodoxo) las siguientes exigencias a dichas compañías por quien o quienes ofrecen las app's de salud: pólizas de responsabilidad civil para cada uno de los usuarios (médicos y pacientes), esto último es obvio y se cae de su peso, y la explicación sé que la entiende a cabalidad el profesional de la salud al formulársele solo estas dos preguntas: ¿qué le sucede al médico en caso de incurrir en una iatrogenia?, ¿a cuánto puede ascender la demanda del paciente contra el médico?

Conclusión

Las app's de salud en la nube para realizar diagnósticos y manejos de pacientes, en principio pueden parecer un “gran” avance de la medicina, pero en la realidad actual es todo lo contrario, es un retroceso ético ENORME. Ahora bien, existen y seguirán existiendo quienes se arriesguen a participar de esta aventura.

Desafortunadamente, y hay que decirlo sin tapujos, el desconocimiento existente hoy por parte de los profesionales de la salud respecto a los equipos biomédicos, comunicaciones en salud y sistemas de cómputo que interactúan entre sí es alto. En el artículo que se publicará en la edición impresa de Octubre-Noviembre de El Hospital titulado ‘Capacitación en Telemedicina’, podrán leer las observaciones del caso en tal sentido.

Solo les recuerdo una cosa a mis apreciados colegas: la medicina es una profesión difícil y de marcado compromiso hacia los seres humanos. No podemos olvidar jamás que nos educaron en las facultades de Medicina para preservar la honra y vida de los pacientes y cuando se nos entregó el diploma hicimos nuestro juramento hipocrático el cual es INQUEBRANTABLE.   

Referencias

1 http://www.americandialect.org/app-voted-2010-word-of-the-year-by-the-american-dialect-society-updated

2 https://www.ramonramon.org/blog/2016/01/14/estandares-actuales-de-la-hce-historia-clinica-electronica/


Palabras relacionadas:
Apps en medicina, aplicaciones medicina, aplicaciones médicas para smartphones, avances médicos, interacción entre médicos y pacientes, tecnología médica para pacientes, desafíos éticos para médicos, confidencialidad médica, TICs en medicina, Dr. Karim Nader.
x